Seleccionar página

¿Tienen más calidad las aplicaciones de iOS que las de Android?

Si queréis una respuesta rápida… si, las aplicaciones de iOS tienen una calidad bastante superior a las que podemos encontrar en Android. Pero ¿por qué?.

La tecnología para desarrollar aplicaciones es más fácil de comprender en un dispositivo de Apple que en un sistema Android de Google convencional. Android puede implementarse en teléfonos que van desde los 100€ hasta los 900€ por lo tanto la calidad de cada uno implicará que una aplicación funcione mejor o peor y no sólo eso sino que además cada marca suele crear un sistema Android modificado para su teléfono, a lo que llaman ROM, esto modifica no solo la estética de Android sino que en la mayoría de ocasiones se modifica la funcionalidad, el caso más extremo es el de Samsung, marcas como HTC también lo modifican aunque sin embargo a veces consiguen resultados más satisfactorios que los propios de Google. Por lo tanto cuando un desarrollador crea una aplicación para iOS le bastará con probarla para un modelo ya que usarán la misma tecnología y no estará ‘capado’, pero si lo crea para Android deberá probarlo en bastantes modelos, lo que implica que si es un desarrollador pequeño simplemente no podrá hacerlo ya que implicaría comprar demasiados modelos.

La facilidad de desarrollar aplicaciones para resoluciones estándar. Este problema viene directamente del anterior, en iOS ahora mismo tenemos tres tamaños de pantalla, 4’’, 4,7’’ y 5,5’’, y el sistema es el encargado de redimensionar y escalar las imágenes a la resolución de cada dispositivo, siendo además proporcionales, es decir, tienen una relación de aspecto (16:9, 4:3…) proporcional. Algo que en Android no sucede, hay teléfonos desde 3’’ hasta los últimos modelos de Samsung como el Note 3 con más de 5,5’’, el problema no es que haya tantos modelos, sino que Android no está preparado para soportar tantas resoluciones distintas. ¿Qué sucede entonces? que en las pantallas de los teléfonos con mayor resolución se verá bien, pero que en los modelos más modestos, la mayoría por cierto, no se ven tan bien por no decir que se ven mal… y cuando decimos que se ven mal es que los botones de una página web puede que no estén donde deseamos, que los colores varíen mucho de un teléfono a otro… infinidad de problemas que en iOS simplemente no existen.

Apple es un sistema cerrado, Android es abierto. Siempre se ha dicho que en Android se puede instalar y hacer de todo, ver archivos, modificarlos, instalar una aplicación y ver sus archivos ocultos, modificar un teclado, cambiar la velocidad del procesador, personalizar como se ven las aplicaciones en la pantalla de inicio… esto en Apple no se puede hacer, es cierto. Si analizamos a la mayoría de usuarios que no tengan grandes conocimientos de informática podemos decir que prácticamente todos no querrán modificar la velocidad del procesador de 1,5Ghz a 2,01Ghz, o que quieran que las aplicaciones se lancen en una barra vertical o con un círculo mágico… muchos de estos usuarios ni siquiera saben que esto se pueda hacer, otros si, y reconocemos que hay modificaciones realmente buenas. Estas modificaciones, de nuevo, irán enfocadas casi siempre a los modelos más altos de gama, quedando la gama baja (teléfonos de menos de 300€) completamente de lado y la gama media a gusto del consumidor. 

Los desarrolladores apuestan por iOS, está demostrado que estos usuarios gastan más dinero en comprar aplicaciones, una gran mayoría de usuarios de Android lo usan ya que lo pueden piratear. Si nos ponemos en la piel de un desarrollado que vive y come gracias a vender sus aplicaciones es lógico pensar que prefiere hacerlo en un medio en el que su aplicación se venda mejor, son dos mercados distintos, uno que apuesta por la calidad y otro por la cantidad. En iOS, por ejemplo, no sirve una aplicación calculadora que sea correcta ya que nadie la comprará, tiene que ser perfecta. 

Hemos podido hablar con muchos amigos y familiares que usan Android y les hemos preguntado el por qué, sus razones para usar Android, unos nos han comentado que simplemente no pueden gastarse los 700€ que cuesta un iPhone, lo cual es lógico… y otros nos comentan que lo usan ya que pueden piratear las aplicaciones que usan a diario y que en iOS tendrían que pagar. Pero pensemos en las aplicaciones que realmente tenemos que pagar en iOS… entre todas las de pago que usamos no supondrán más de 40€, juegos incluidos. 

Estabilidad, batería, tecnologías que aporta el propio sistema operativo. Apple se ha caracterizado siempre por ‘no hacer más o tener más de todo, sino en tener lo óptimo para hacerlo lo mejor posible’, es decir, Apple no pretende que sus teléfonos tengan cuatro u ocho núcleos, basta con dos núcleos que estén aprovechados al máximo. No consiste en tener unas características hardware que sean propias de un ordenador de la Nasa sino de tener unas especificaciones que permitan tener la mejor experiencia de usuario. Esto va ligado a la forma en la que se desarrollan los teléfonos con Android o cómo se hacen los de Apple.

Una empresa como Lg, diseña su teléfono, elige el procesador, la memoria… los componentes que decidan, y posteriormente le introducen el sistema Android que es igual para todos aunque luego Lg le introduce modificaciones que lo hagan único. Este sistema será más eficiente en unos teléfonos que en otros, para que lo entendamos, si montamos un motor Ferrari en mi Seat Ibiza no correrá más, simplemente saldrán las piezas volando ya que los materiales y componentes no soportarán dicho rendimiento. En un teléfono sucede lo mismo, el equipo no está pensado para ahorrar batería de una forma eficiente. 

En Apple los equipos no llevan cincuenta procesadores distintos, ni diez marcas de memoria o cien marcas de baterías, llevan componentes elegidos uno a uno e iguales, el hardware, los componentes que aparecen en las especificaciones, se diseña conjunto al software y eso lo que logra es un ecosistema donde todo fluye y funciona mejor. Siguiendo con el ejemplo, Ferrari no desarrolla motores para Opel o para Seat, sus motores están diseñados para correr bajo sus propio chasis, con sus amortiguadores que sacan el máximo partido del motor, con un gasto de gasolina óptimo. Esto es lo que Apple sabe hacer mejor, optimizar, algo que en ingeniería es lo principal.

Si queremos ejemplos de aplicaciones que tienen mejor comportamiento o estabilidad en iOS que en Android tan sólo tendremos que tener dos teléfonos distintos en la mano y comprobar el funcionamiento de aplicaciones tan cotidianas como Wunderlist, Booking, Tripadvisor… o juegos de la saga Andry Birds o simuladores de conducción. No hablamos sólo de que luzcan mejor en iOS debido a que la interfaz sea más trabajada para los teléfonos de Apple sino que además el control táctil, la facilidad de uso, la estabilidad… los controles que hacen del propios sistema de Apple iOS hacen que efectivamente las aplicaciones de iOS ganen por lo general a las de Android

Y tu, ¿tu qué opinas?, ¿para ti tienen más calidad las aplicaciones de iOS que las de Android?

Deja un comentario

Pin It on Pinterest