Seleccionar página

Apple comienza a descuidar los detalles

«Simplemente funciona, es el más fácil de usar y en configurar todo se tarda apenas 5 minutos» eran mi retahíla habitual de argumentos para defender iOS frente a los acérrimos usuarios de android. Sin embargo, ahora, con iOS 8, Apple me lo ha puesto muy difícil. Basta fijarse en tres detalles para caer en la cuenta de que esta vez Apple no ha hecho los deberes. Es más, los ha entregado tarde y mal. Vayamos por partes. 

1. iOS 8 ya está disponible para instalar. 

La semana pasada todos recibimos la nueva actualización de Apple y casi seguro que, al igual que yo, corristeis a instalarla. Había ganas de probar a fondo las novedades que traía la nueva revisión del mejor sistema operativo móvil hasta la fecha. Sin embargo, durante el proceso de actualización (proceso que hasta el momento apenas tardaba 3 minutos y hasta mi madre sabía hacerlo), ocurrió lo que jamás hubiera esperado:

¿Desea usar iCloud drive? Cuidado, si elige esta opción todos sus datos en iCloud se borrarán. 

¡Toma ya! Apple, ¿no habíamos quedado en que si molabas era porque, entre otras cosas, no me sueles hacer pensar durante las instalaciones? Pues ahora no. Ahora tengo que decidir si borrar mi contenido en iCloud para poder usar iCloud drive, con el agravante de que todavía no está disponible para Mac (para Windows, curiosamente, sí. ¡Ay si Steve Jobs levantara la cabeza!), lo cual lo convierte en una característica prácticamente inútil (de momento). Así que tras meditar un poco la decisión y plantearme que puedo estar perdiendo si borro iCloud,, me decanto por seguir con iCloud con cierto regusto a cabreo por tener que renunciar de momento a probar Drive. ¿Tan complicado era hacerlos compatibles durante la transición? Creo que no. O mejor… ¿Tan difícil era haber lanzado Yosemite la semana pasada? Apple descuidando los detalles, cuando hasta hace poco era lo que la diferenciaba. Algo no marcha bien.  

2. ¡¡¡¡Mis fotos!!!!!

Superada la instalación empecé a trastear por las nuevas opciones y llegué a la «flamante» aplicacion Fotos. Nueva decepción. ¿Qué es todo eso? Álbumes por doquier, fotos que aparecen en diferentes álbumes… ¿Y el manual de instrucciones? ¿Exactamente cómo funciona el álbum «añadidas recientemente»? Están o no están en streaming.  ¿Y el resto? La verdad es que creo que también en este punto deberían haber intentado simplificar la aplicación lo máximo posible. No creo que esté 100% pulida y con el tiempo seguro que se les ocurre una nueva solución. En este aspecto prefería iCloud. Sin el limite de días, eso sí. 

3. iOS 8 no estable

En 4 días de uso regular de iOS 8 he tenido que reiniciar hasta 6 veces el dispositivo. Bien porque una extensión de Safari ha fallado, bien porque el propio Safari se queda colgado ( sin contar que ahora va algo menos fluido) o bien porque algunas aplicaciones todavía no han sido actualizadas. El caso es que me siento más un «beta-tester» que un usuario, y, cuando piensas que llevan trabajando en esto cerca de un año, la sensación es muy amarga. Yo, personalmente, hubiera agradecido muchas menos novedades pero más pulidas. iOS8 parece un sistema operativo hecho rápido sin prestar atención al detalle. Y, como decía al principio, son fallos que Apple no debería permitirse. Pues en ese factor diferencial está gran parte de la fuerza de su marca. 

En los próximos meses aparecerán nuevas versiones que seguro solucionarán todos estos fallos. iCloud Drive será una realidad y Yosemite trabajará mano a mano con iOS. Pero de momento lo que queda es la sensación de estar probando algo inacabado. Despues de casi un año esperando.  

 

Deja un comentario

Pin It on Pinterest